domingo, 30 de agosto de 2015

Frases: Saga Lux / Jennifer L. Armentrout

Hola! Hoy les traigo frases de una de mis sagas favoritas. Una saga que adoro y amo y todo... ok no jaja ¿listos para frases de Lux? vemos como escribe Jennifer.

Libro 1:
 


La gente tiende a mirar las creencias del pasado como primitivas, sin embargo, estamos viendo más verdad en el pasado cada día
Daemon Black
 
-Acosándome otra vez, ya veo. ¿Necesito conseguir una orden de restricción?
-En tus sueños, kitten –sonrió-. Oh. Espera. Ya soy el protagonista de ellos ¿no?
Rodé mis ojos. –pesadillas, Daemon. Pesadillas.
Katy
 

-sé que le gustas. Veo la forma en que te mira. Se pone tenso, incluso si solo te nombro.
-Dee, creo que la razón por la que me mira es porque está pensando en la manera de matarme y ocultar mi cuerpo
-no, es la mirada “te quiero pero te odio”
Dee Black
 

-Tú no eres su problema. –sus ojos se encontraron con los míos-. Tú eres mi problema
Mi risa fue sarcástica.
–No soy tu problema.
Katy 
 
-No puedes seguir fingiendo que no quieres estar con migo
-No estoy fingiendo. Daemon
-¿Qas a hacer esto difícil?
No dije nada
-Kat
-¿qué?
-¿te das cuenta de que me encantan los desafíos?
Daemon
 
 
 
Daemon Black
 
Libro 2:
 
 
La sorpresa abrió sus ojos mientras daba un paso atrás. -¿cediendo fácilmente?
-¿cediendo? –reí sin sentirlo-. Solo te quiero fuera de mi rostro
Kitten 
 
-Tú me deseas
Tomando un profundo respiro, luche contra mi temperatura… y mi diversión. –estas muy confiado
-estoy tan seguro como para apostar
-No puedes hablar enserio.
Sonrió. –apuesto a que antes de año nuevo, admitirás que estas locamente, profundamente, e irrevocablemente…
-Guau ¿vas a lanzar otro adverbio? –mis mejillas me ardían.
-¿Qué te parece irresistible?
Rodé los ojos y murmure-: Me sorprende que sepas que es un adverbio
-Deja de distraerme, kitten. Volviendo a mi apuesta, antes de año nuevo, tienes que admitir que estas locamente, profundamente, irrevocablemente e irresistiblemente enamorada de mí.
Aturdida, me atragante con mi risa.
-Y tú sueñas conmigo –libero mi brazo y lo doblo sobre su pecho, arqueando una ceja-. Te apuesto a que lo aceptas. Probablemente, incluso me muestres tu cuaderno con mi nombre encerrado en corazones
Daemon Black
 
-no te estas muriendo –dijo.
-¿Cómo lo sabes?
Sus ojos se aferraron a los míos. –porque nunca dejaría que eso sucediera.
Daemon Black <3
 

Daemon estuvo de pronto frente a mí. Di un paso involuntario hacia atrás.  -¿crees que no me gusta besarte? ¿Qué no pienso en ello cada segundo desde entonces? Y yo sé que te pasa lo mismo. Solo admítelo.
En la boca de mi estómago, mis entrañas se revolvían. -¿Cuál es el punto de esto?
-¿Lo sientes?
-Oh, por una mierda, si, lo siento. ¡Lo hago! ¿Quieres que te lo escriba también? ¿Te envió un e-mail o mensaje de texto? ¿Eso te haría sentir mejor?
Daemon arqueo una ceja. –no necesitas ser sarcástica.
-Y tú no necesitas estar aquí. Ash está esperándote.
Ladeo la cabeza, exasperado. -¿de verdad crees que voy a regresar con ella?
-Uh, si, lo creo.
-Kat. –sacudió su cabeza, su voz una suave reprimenda.
-No importa –tome una respiración profunda-. ¿Podemos olvidar esto? ¿Por favor?
Daemon aliso con un dedo su ceño fruncido. –no puedo olvidar esto, y tú tampoco.
Daemon y Kitten
 
-¿En qué estás pensando? –preguntó.
Deslizarme en sus brazos, besarlo y tocarlo. Cosas que no debo pensar. Parpadeé. –Nada.
Kat
 
-Daemon, no puedes detenerme solo para protegerme
Su cabeza se giró hacia mí.
-Necesito protegerte
Daemon Black
 
Traté de levantarme, pero sus brazos se sujetaban a mí alrededor
-¿vas a dejarme ir?
El dio una sonrisa tensa. –No
Daemon Black
No podía ignorarlo para siempre y también sabía que estaría de pie allí siempre, si lo elegía.
Katy
 
-Sí, tu significas algo para mí. Porque lo que hiciste por mí en acción de gracias… eso me hizo… -mi voz se quebró-. Eso me hizo feliz. Tú me hiciste feliz. Y todavía me preocupo por ti ¿bien? Significas algo para mí, algo que realmente aun no puedo poner en palabras porque todo parece demasiado pobre en comparación. Siempre te eh querido, incluso cuando te odiaba. Te quiero aun cuando me llevas a la maldita locura. Y sé que lo estropeé.
Mi respiración atrapada en un sollozo. Las palabras se precipitaron de mí, una tras otra. –y nunca me sentí de esa manera con alguien más. Como que me estoy enamorando cada vez que estoy alrededor de ti, como si no pudiera recuperar mi aliento y me siento viva, no solo permaneciendo alrededor y dejando mi vida pasar. No hubo nada así con nadie más.
Kitten
-¿Pero sabes en que pensé todo el día ayer? ¿Toda la noche? Un solo pensamiento que no podía evitar, no importa cuán disgustado estoy contigo.
-No –susurré.
-Que tengo suerte, porque la persona que no puedo sacar de mi cabeza, la persona que significa más para mí de lo que puedo soportar, todavía está viva. Ella todavía está allí. Y esa eres tú.
Daemon
 
-¿Cómo puedes quererme todavía? –dije.
Daemon presiono su frente contra la mía. –Oh, todavía quiero estrangularte. Pero estoy demente. Tú estás loca. Tal vez es por eso. Simplemente hacemos locuras juntos
Daemon
 
Las cosas habían cambiado entre nosotros en cuestión de horas. Hablamos mucho anoche… y nos besamos más y más antes de dormirnos en los brazos del otro. Ahora, éramos más abiertos en hablar de todo, aún era un total idiota. Y si, esa sonrisa arrogante todavía me molestaba.
Pero lo amo
Y el idiota me ama, también.
Katty
 
Daemon y Kitten
 


-No va a suceder, Kat. –acelero fuera de la zona de aparcamiento. No te dejare sola. Ni por un maldito segundo, ¿de acuerdo?... –Daemon negó con la cabeza-. Pensé lo peor, pensé que ellos te tenían. Y estaba dispuesto a romper este maldito pueblo en dos. Así que, si, no te dejare fuera de mi vista
Daemon
No quería que esto terminara. Ella era tan perfecta para mí. Ella era mía, y la quería como no quería nada más en mi vida
Daemon
 
 
Libro 3:
 

-Cállate
-Oh, amo cuando te pones toda mandona. Es sexi.
Daemon
 
-Te eh extrañado –admití.
-Lo sé. No puedes vivir sin mí.
-Yo no iría tan lejos
-Solo admítelo
-Aquí vamos. Ese ego tuyo metiéndose en el medio –bromee.
Kitten y Daemon
 
No hubo mucho tiempo para enterarnos lo que había querido decir. Carissa llego a clases, y luego Daemon. El coloco un vaso de mocha latte sobre mi escritorio. Canela impregno el aire.
-Gracias. Sosteniendo el cálido vaso- ¿Dónde está el tuyo?
-No tenía sed esta mañana –dijo, haciendo girar su lápiz. Miro por encima de mi hombro-. Hola, Lesa.
Lesa suspiro. –Necesito un Daemon.
Me gire hacia ella, incapaz de esconder mi sonrisa –Tienes un Chad.
Hizo girar sus ojos. –Él no me trae bebidas.
Daemon se rio entre dientes. –No todo el mundo puede ser tan genial como yo.
Ahora, yo hice girar los míos. –Chequea tu ego, Daemon, chequea tu ego.
Kitten
 
 
-Tú me haces pensar antes de actuar. Me haces querer ser mejor persona
Daemon
 
Las pestañas de Daemon bajaron, abanicando sus mejillas. –Te eh echado de menos.
Envolví mis dedos alrededor de sus muñecas. –Me has visto todos los días.
-No es suficiente –murmuro.
Daemon
 

-Kat, no estoy tratando de ser un idiota.
-Lo sé, solo viene fácilmente a ti
Kitten
 
-Estoy celosa, ¿Por qué no iba a estarlo?
Inclino la cabeza hacia un lado. –Oh, no lo sé. Tal vez porque nunca quise a Ash y te quise desde el primer momento en que te vi, y antes de que empieces, sabía que tenía una mala manera de demostrarlo, pero sabes que te quería. Solo a ti.
Daemon
 

Eres perfecta para mí
Daemon
 
De vez en cuando me despertaba cuando apretaba sus brazos alrededor de mí, su abrazo era tan fuerte que pensé que había cortado mi circulación, sosteniéndome como si incluso en sueños, estuviese obsesionado por el miedo de perderme
Kitten
 
Lo gracioso era que él ya tenía mi corazón en sus manos
Kitten
La sensación de sus labios contra los míos, el saber que lo quería, despertó algo profundo dentro de nosotros y nuestros corazones se alzaron juntos, golpeando fuerte y rápido. Me rendí en ese beso, me ahogue en él, me convertí en él.
Kitten
 
-Sé que eres buena en tu interior. Eres el calor y la luz y todo lo que no merezco, pero tú… tú crees que te merezco.
Daemon
 
Era nuestro amor, estaba nuestra esperanza de que pudiéramos salir de esto con un futuro. Era nuestra aceptación del uno al otro, lo bueno, lo malo y lo absolutamente feo. Había tanto anhelo reprimido. Tanta emoción que llevaba un puñetazo directo a mi alma y a la suya. Lo sabía, porque podía sentir su ritmo cardiaco elevándose. El mío igualo el suyo a su medida. Todo estaba en un simple beso y era demasiado, no es suficiente, y simplemente perfecto
Kitten
-Es un riego. Prefiero saber que estas protegida antes de esperar a que lo estés. Sé que suena egoísta, pero lo soy. Soy increíblemente egoísta cuando se trata de ti
Daemon

-Lo que quieres decir es que siempre pensaste que era increíblemente caliente y que no podrías quitarme los ojos de encima
-Realmente tenemos que trabajar en tu modestia.
Katty
 
 
Libro 4:
 
 
 

Tome una respiración profunda cuando me acerque a Dawson, para estar cara a cara con él. -¿crees que encerrarme en la comunidad era la mejor respuesta?
-Nosotros…
-¿creíste que podrías detenerme?  - la energía escapo de mí, golpeando en la puerta detrás de Dawson, volando las bisagras de la casa-. Voy a quemar el mundo para salvarla.
Daemon
 
-Tengo que ir, lo sabes. Tengo que ir por ella
Su labio inferior tembló. –pero ¿y que si no la recuperas? ¿Qué si te meten con ella allí?
-Entonces al menos estaré con ella. Estaré allí para ella. –camine hacia mi hermana y tome sus mejillas. Las lágrimas caían, amontonándose en mis dedos. Odiaba verla llorar, pero odiaba más lo que le estaba sucediendo a Kat-. No te preocupes Dee. Estamos hablando de mí. Sabes jodidamente bien que soy capaz de salirme de cualquier situación. Y sabes que la sacare de allí.
Y nada en este mundo me detendrá.
Daemon
 
Daemon Black
 


-Y yo no voy a dejar que pases por esto sola. Eres mi… eres mi todo, Kat. –Al escuchar su suave inhalación, sonreí de nuevo-. Vamos, Kitten, ¿realmente esperabas algo menos de mí? Te amo.
-Estás loco –susurró contra mi cuello-. Estas completamente loco, pero te amo.
Kitten
Hizo una pausa, y sentí su ritmo cardiaco acelerarse. El mío lo igualo rápidamente. –Te amo –dijo con voz ronca-. Te amo más que a nada
Daemon
 

-He estado esperando mucho tiempo para ejecutar las pruebas en alguien como tú –le dijo a Daemon, con voz aguda.
Daemon arqueo una ceja. –Otro fan. Los tengo en todas partes.
Murmure: -Solo tú lo verías como algo bueno
Daemon
 
Mi luz se reflejaba en sus mejillas, dándole un brillo rosáceo. Era hermosa, y estaba tan, pero tan desesperadamente enamorado de ella
Daemon
-Sus ojos brillaron-. No espero una vida normal. Solo espero una vida contigo.
Katty
Coloque mis manos sobre Kat. –Kitten, estoy aquí. Aquí estoy, bebe. Haré que esto desaparezca. Todo esto.
Daemon
Bajo su boca hasta la mía, y el beso fue dulce y tierno, tan consumidor como los otros, ya que ofrecía una promesa, una promesa de más, de un futuro. -Sabes, no te eh dicho esto lo suficiente. Y debería decirlo a cada oportunidad que se me presente, pero te amo.
Daemon
 
Estábamos a fuera. Y nunca volveríamos. Hubiera derribado a un ejército, quemado toda una ciudad y sumido al mundo en el caos si tuviera que hacerlo para mantener a Kat fuera de ese lugar.
Daemon
 

-Está bien. Lo que sea que estas sintiendo en este momento está bien. Te tengo, Kat. Estoy aquí para ti, solo para ti. Todo está bien.
Daemon
 
Ella había sido tan fuerte atravesando de todo esto, y si había pensado por un instante que ella no había sido profundamente afectada. Entonces yo era un idiota. Lo tenía que saber. Solo esperaba… no, rezaba, que las cicatrices y heridas fueran solo físicas. Porque podía arreglarlas… podía curarlas. No podía arreglar lo que sangro y se pudrió por debajo, pero lo intentaría. Haría cualquier cosa para alejar este dolor de ella.
Daemon
 
Daemon
 


Pasar el resto de mi vida con Kat era algo que planeaba. No había ninguna duda cuando se trataba de eso. La veía –solo a ella- en mi fututo.
Daemon 
 
-No. siempre tengo miedo por ti, kitten.
Dejo escapar un suspiro tembloroso. –estuve aterrorizado todo el tiempo que te tuvieron y no supe dónde estabas. Temí nunca volverte a ver o llegar a abrazarte. Y cuando te vi, tenía miedo de que nunca te oiría reír de nuevo o ver tu hermosa sonrisa. Así que, si, mentí. Todavía estoy mintiendo.
Daemon
 
 

-Escúchame, Daemon. Esto no es culpa tuya. No cambiaria absolutamente nada. ¿De acuerdo? Si, las cosas han apestado, pero pasaría por todo de nuevo si tuviera que hacerlo. Hay cosas que me gustaría cambiar, pero no a ti… nunca, te amo. Eso nunca va a cambiar
Katty
 

Mirando hacia Kat, me enamore de nuevo. Perdí mi corazón cuando sonrió.
Daemon
 

¿Realmente pesaba en esto? Sí. ¿Realmente quería esto? Diablos, sí. ¿Era probablemente la cosa más loca que jamás había considerado? Por supuesto que sí. ¿Iba a parar? Nah. ¿Me sentía como si me fuese a desmayar? Solo un poco.
Daemon
Estaba enamorado de ella. Siempre lo estaría.
Daemon
-Así que estaba pensando –le dije, mi boca se movió antes de que mi cerebro realmente lo captase-. Tenemos ochenta y seis mil cuatrocientos segundo en un día, ¿verdad? Tenemos unos mil cuatrocientos cuarenta minutos en un día.
Su ceño se frunció –está bien. Si tú lo dices.
-estoy bien. –Golpee mi dedo contra mi cabeza-. Una gran cantidad de conocimientos inútiles aquí. De todos modos, ¿me estas siguiendo? Tenemos ciento setenta y ocho horas a la semana. Alrededor de 80 a 700, y luego unas horas en un año, y ¿sabes qué?
Sonrió. -¿Qué?
-quiero pasar cada segundo, cada minuto, cada hora contigo. –una parte de mí no podía creer que algo tan cursi hubiera salido de mi boca, pero también muy verdadero-. Quiero pasar todos los segundos y minutos de un año contigo. Quiero pasar todas las horas de una década, tantas que no puedo sumarlas.
Daemon
 

Quiero casarme contigo porque estoy enamorado de ti, Kat. Siempre te amaré. Eso no va a cambiar hoy o dentro de dos semanas. Estaré tan enamorado de ti en veinte años como lo estoy ahora. –Soltó mi mano y la subió ligeramente, ahuecando mi mejilla-.  Es por eso que quiero casarme contigo.
Daemon
 
-Te amo –dije, besándola-. Te amo demasiado.
Se sujetó a mis costados. –Y yo a ti.
Antes de que lo supiera, estaba sonriendo, y luego reí como un idiota, pero no me importaba. La tire a mis brazos, acunando su cabeza contra mi pecho. Nuestros corazones corriendo, palpitando al mismo tiempo, nosotros éramos como uno solo. Y en ese momento, parecía que todo lo que habíamos pasado, todo lo que habíamos perdido y tuvimos que abandonar, valió la pena. Esto era lo que importaba, lo que siempre importaría más.
Daemon
 
 
Libro 5:
 

Y si vas a ella de nuevo, si quiera miras en su dirección o respiras cerca de ella, te mataré.
Daemon
Mis muros estaban bajos, y trate de mantener mis pensamientos vacíos, pero cuando me voltee hacia la cama, fue como un puñetazo en el estómago. No podía moverme ni respirar. Me quede allí como si estuviera suspendido en el aire. Dos días habían pasado desde la última vez que la vi, pero sentí como si fuera toda una vida entera.
Daemon
 
Y entonces la acaricie, y estaba malditamente perdido.
Daemon
 

 
La quería.
La necesitaba.
La amaba.
Daemon
-Kat –pronuncio mi nombre como si fuera una especie de oración, y luego me dio un beso en la piel detrás de la oreja-. Rompí todas las reglas de mi clase por sanarte y mantenerte conmigo. Me case contigo y queme toda una ciudad para mantenerte a salvo. He matado por ti. ¿Crees que iba a olvidar lo que significas para mí? ¿Qué nada en este mundo; en cualquier mundo; sería más fuerte que mi amor por ti?
Daemon
 
Me atrajo en un abrazo rápido,  y luego se dirigió hacia la puerta.  Deteniéndose, giro el torso y su mirada me recorrió entera, calentando mi piel fría. -¿kitten?
-¿sí?
Sus ojos eran hermosos cuando se encontraron con los míos, luminosos y claros, y un largo momento se extendió entre nosotros. –te amo
Daemon
 
Que se jodan los luxen.
Que se joda la humanidad.
Quería a Kat afuera. Cada célula de mi ser me exigía que la protegiera, a pesar de que sabía que era muy capaz de hacerlo por sí misma, pero la quería lejos de aquí. Diablos, la mantendría en burbujas de plástico si no fuera tan condenadamente espeluznante y también un inconveniente, teniendo en cuenta que yo tenía un habito terrible de hacer estallar obsesivamente las malditas cosas hasta que no hubiera una sola burbuja.
Daemon
 

A veces –y sucedía en momentos al azar-. Me asombraba por el hecho de que ella era mía y yo era suyo.
Daemon
No puedo controlarme cuando estoy cerca de ti
Daemon

 
Asombrado, impactado por como una sola palabra, una mirada o una caricia, o simplemente un dulce beso suyo podría ponerme en mi lugar, completamente loco por ella.
Daemon
 
Una ráfaga de la fuente salió de su mano golpeando al luxen y lanzándolo al aire. No se detuvo, enviando otra y otra hasta que se estrelló de nuevo en el capó. Una brillante piscina liquida incandescente se formó rápidamente debajo de la forma inmóvil
Oh, partes de mi cuerpo sintieron todo tipo de hormigueos viendo eso.
Kat giro hacia mí, sus ojos brillaban desde el interior. En ese momento, se veía como una diosa, una diosa de la venganza.
-Si no estuviéramos en medio de una pelea, te tendría contra un árbol en estos momentos
La comisura de su labio se curvo –hombre tenías que… ¡detrás de ti!
Me gire atrapando el brazo del luxen
Trataaie, bufo enfurecido, llamándome traidor.
-Como sea…
Daemon
 
-¡eso fue por ser una completa perra! –atrapo a Sadi por la espalda, empujándola hacia delante-. Y esto es por incluso pensar que estaba bien tocarme. –el último giro vino desde frente, golpeando la cabeza de Sadi, dejándola débil-. Y esto es por incluso decir el nombre de Daemon.
Sadi cayó sobre su trasero, con las rodillas dobladas debajo de ella. Kat respiro profundamente y se giró hacia mí
-maldición, kitten, eres asombrosa, casi das miedo, y a la vez eres tan malditamente sexi.
Daemon
-¿estás bien? –dijo Kat exhalando mientras se liberaba y cojeo por el lado de la mesa-.He estado muy preocupada.
Archer bajo sus largas piernas de la mesa y se levantó. Un segundo después, envolvió a Kat en un abrazo. –te dije que te quedaras donde estabas. Pero oh no, no escuchaste…
-lo siento. –la voz de Kat sonó apagada-.  Tuve que hacerlo ¿lo sabes?
-lo entiendo. Pero maldición chica, talvez no habría funcionado tan bien –respondió Archer-. Podría haberse ido todo a la mierda, y entonces ¿Quién me llevaría a Oliver Garden y así poder probar los palitos de pan sin fin?
Archer

 
No creí que lo harías, y no te dejaría aquí. A donde yo voy, tú vas, y viceversa. No te libraras de mí tan fácilmente por cualquier periodo de tiempo
Daemon
 
Daemon me besaba como si estuviera reclamándome, pero ya me tenía, toda yo, mi corazón. Mi alma. Todo mi ser
Katty
-¿Alguna vez pensaste que terminarías aquí cuando golpeaste mi puerta pidiendo direcciones?
Negué con la cabeza mientras caminaba hacia donde él se encontraba.
 –No. Ni en un millón de años. No podía imaginar nada de esto cuando golpee tu puerta. –hice una pausa y forcé una sonrisa mientras lo miraba-. Todo en lo que pensaba ese día era en tus abdominales.
Daemon soltó una carcajada
-Y que eras un maldito idiota –agregué.
Una sonrisa cínica se formó en sus labios.
–A veces me pregunto si alguna vez lo lamentaras.
-¿Lamentar que? –mi sonrisa preocupada salió de mis labios.
-Esto… todo esto –dijo en vos baja-. Nosotros
-¿Qué? –Presione la mano abierta sobre su pecho-. No. Ni una vez.
-¿De verdad? –Burla goteaba en su voz-. Estoy bastante seguro que tiene que haber momentos en los que lamentaste poner un pie en West Virginia.
-Ha habido momento que han apestado, y nunca quiero revivirlos, pero no me arrepiento de nosotros. –Mis dedos se envolvieron alrededor de su camisa-. No podría, porque te amo. Y de verdad te amo, y el amor… viene con lo bueno y con lo malo, ¿cierto?
Daemon
 
-Tienes un gran corazón, kitten. –sus labios recorrían los míos mientras hablaba-. Eso es lo que más amo de ti. Bueno, eso y que soy un gran fan de tu cuerpo dulce, ¿pero tu corazón? Sí, eso completa el paquete, envuelto con un pequeño y bonito lazo. Te hace perfecta para mí.
-A veces… -lo mire, parpadeando la humedad-. A veces dices las cosas más increíbles.
-Y también amo la vista de mis manos en tu trasero
Solté una carcajada. –Oh, mi dios, y entonces dices cosas como esas
Katty
 
Nena, vas a estar bien –dije por encima de su cabeza-. Estoy aquí, kitten. Te tengo. Estoy aquí
Daemon
 
-No puedes negar que si tu hermano nunca hubiera conocido a esa humana, las cosas habrían sido diferentes. Lo mismo sucede contigo. Tal vez todo el mundo habría sido distinto. Después de todo, tus acciones en las vegas nos dieron la oportunidad perfecta.
Un musculo comenzó a palpitar en mi mandíbula. Esa humana. Recordaba haberle oído llamar a Kat así dos veces y en realidad no sentí un odio puro en ese entonces, solo aversión, pero ahora lo sentí. Oh, sí, ahora lo sentí. -¿y sabes que, Ethan? –Podía sentir los ojos de Kat en mí-. No cambiaria ni una maldita cosa. Dawson tampoco. Así que, supéralo.
Daemon
Mi corazón –maldita sea-.  Mi corazón se detuvo en mi pecho mientras los miraba. Me tenía a mi cogido por la garganta porque poseía todo mi mundo en sus manos. Me forcé a no cambiar y dije la única palabra que pensé que nunca le diría al bastardo.
-Por favor. –trague con dureza, pero las palabras salieron más fácilmente de lo que jamás imagine-. Por favor, no la lastimes.
Ethan resopló en su rostro. -¿me suplicas por una humana que no haría lo mismo por ti?
-Haría lo que sea por ella
Daemon
El brazo de Daemon se apretó alrededor de mí, evitando que me alejara. No. Su voz se envolvió en mí. Ni siquiera lo pienses. Si esto es todo, entonces lo enfrentaremos juntos. Su luz se desvaneció, revelando la forma de la que me enamore en un principio. –Juntos-.
-Juntos. –susurre
Daemon
-Kat, corazón… -dijo Daemon, moviendo una mano para ahuecar mi mejilla. Su agarre en mi cintura se aflojo, y nuestras miradas se hallaron. No podía creer que pudiese haber tanta belleza entre tanta carnicería-. Cálmate, Katy. Se acabó.
Daemon
 
Siempre la quería. Diablos, pasaría toda la eternidad necesitándola, pero teníamos tiempo. Más tarde hoy. Esta noche. Mañana. Teníamos una semana, un mes, un año a partir de ahora. Finalmente teníamos un fututo y muchos momentos más como este.
Daemon
-Eres hermosa. –besé el pequeño espacio entre su clavícula-. Eres más fuerte de lo que tú crees –otro beso en el lugar detrás de su oreja-. Eres perfecta para mí.
Daemon
 




¿Te ha gustado esta entrada? si te ha gustado ¡Cuéntanos que opinas!
Tu opinión cuenta. Y no olvides seguirme para no perderte ninguna novedad, reseña, critica, libros y películas!!
Que tengan lindo día: Tini